Home Wild entrepreneurs ESTA ES LA RECETA PERFECTA PARA EL EMPRENDIMIENTO EN LAS CREPAS

ESTA ES LA RECETA PERFECTA PARA EL EMPRENDIMIENTO EN LAS CREPAS

  • Crepas y Chilate surgió gracias a la idea de dos hermanos quienes vieron un «espacio que no estaba cubierto» y lo explotaron para generar ganancias.

ESTA ES LA RECETA PERFECTA PARA EL EMPRENDIMIENTO EN LAS CREPAS

Crepas y Chilate es el lugar donde el emprendedor Jonathan Mier Romero y su familia pusieron sus sueños y aspiraciones hace casi 4 años para crear algo increíble mezclando la cocina francesa y la mexicana dando como resultado una empresa familiar que poco a poco ha ido creciendo para posicionarse como uno de los mejores lugares para comer crepas.

«Crepas y Chilate surgió  el 3 de octubre de 2015 y surgió a raíz de formalizar un negocio que anteriormente se llamaba Crepa Station, nosotros vendíamos crepas en la banqueta en un puestesito de metro y medio en 2014 pero fue hasta el 2015 cuando lo formalizamos con la primera sucursal aquí en Santa Úrsula», comentó Mier.

En entrevista para Wild Entrepreneur, el empresario dijo que este concepto de mezclar crepas con chilate surgió de una plática con su hermano Germán Mier quien sugirió la idea de consolidarlo y fusionar la picardía mexicana con la elegancia francesa, para darle forma a este negocio.

emprendimiento, Crepas y Chilate, emprendedores salvajes, Wild Entrepreneur, restaurante, historias de éxito, Jonathan Mier, Germán Mier

Germán Mier es el creador de varios de estos deliciosos platillos. Foto: Patricia Lembrino

«En aquel momento avenida Santa Úrsula tenía como 9 cafeterías pero nosotros quisimos  hacer algo diferente, entonces le pusimos ‘crepería’ que  no era un nombre muy común para un local de comida pero fuimos fieles a nuestro concepto, no nos desalineamos y nos mantuvimos firmes», dijo Mier.

TE RECOMENDAMOS: 7 grandes retos financieros para los emprendedores. 

Jonathan Mier  aseguró que su mayor reto como emprendedor fue el de estar «siempre presente» y cambiar el chip de ser un autoempleado a tener una base de trabajadores,  un manual de procedimiento y de costos donde la responsabilidad ya recaía sobre ellos.

«Es muy difícil,  nos tomó mas o menos cerca de 2 años entender como  funcionaba un negocio  y  dejar que este trabajara un poco solo, nosotros al principio  eramos muy celosos con la creación de las crepas, pero eso te hace esclavo  del trabajo».

emprendimiento, Crepas y Chilate, emprendedores salvajes, Wild Entrepreneur, restaurante, historias de éxito, Jonathan Mier, Germán Mier

La primera sucursal fue la de Santa Úrsula. Foto: Patricia Lembrino

Por otro lado, el emprendedor dijo que una de las partes más importantes para el éxito de sus empresa fue encontrar  un»espacio que no estaba cubierto» y lo explotaron para generar ganancias para la familia y un socio, los cuales actualmente administran tres sucursales entre todos: Santa Úrsula, Narvarte y Lindavista.

«No encontramos el hilo negro, pero si encontramos un espacio que no estaba cubierto y que al final de cuentas nos dejó ganancias para la familia, se anexó un compañero más que se llama Edmundo que es un socio que tenemos en Narvarte ahorita y que renunció a su trabajo para formar parte de este proyecto», mencionó el emprendedor.

LEE TAMBIÉN: Conoce a los ganadores del programa Atrévete a Emprender

Cuestionado sobre los motivos que lo orillaron a emprender, Jonathan Mier mencionó que fue porque en la empresa donde laboró varios años los liquidaron, sin embargo, dijo que esto fue lo mejor que le pudo pasar porque le permitió emprender.

«Mira a mi me liquidaron en una empresa 10 días antes de cumplir 10 años y sinceramente fue lo mejor que me pudo pasar, yo me sentía  ahí bien, tranquilo, mi familia tenía estabilidad pero muchas de estas empresas ya no tienen más que ofrecer cuando vas hacia arriba entonces nos liquidaron, después estuve trabajando  como 6 meses en otra empresa  pero yo me dormía, el trabajo de Godínez no es para mí no se acomodó a mi estilo de vida, entonces fue cuando decidí  vender crepas», dijo Mier.

emprendimiento, Crepas y Chilate, emprendedores salvajes, Wild Entrepreneur, restaurante, historias de éxito, Jonathan Mier, Germán Mier

La Crepa y el Chilate tiene actualmente 3 sucursales. Foto: Patricia Lembrino

Para poner la primera sucursal, el emprendedor mencionó que tuvieron que vender el automóvil de su hermano y utilizar sus ahorros, además de recibir ayuda de varios amigos y conocidos para echar a andar el negocio.

«Mi hermano le dio la forma en cuanto de diseño, a productos, colores, él empezó a innovar se empezó a especializar, pero ahorita  el 80% de las crepas que se venden son creación de él, posteriormente se añadió mi amigo Edmundo y entonces ahorita tenemos  en Narvarte, la fonda Las Tarimas en la mañana que en la tarde se vuelve Crepas y Chilate y  aparte las otras dos sucursales de crepas».

Finalmente el emprendedor recomendó a las personas que desean emprender que no tengan miedo de emprender, que tengan un poco de ahorro, tener paciencia, hacer un análisis financiero del negocio, fijar sus precios y dominar el tema del que estas tratando de invertir.

«Debes tener al menos una previsión para dos meses de renta, no puedes aventar todo tu capital y de ahí empezar a emprender». dijo el emprendedor.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Consejos de emprendedores mexicanos para el éxito de tu PyME

Iván Zúñiga Periodista contribuyendo al cambio a través de Wild Entrepreneur; aficionado a la lectura, al básquetbol y Puma de corazón. Buscando día a día mejorar personalmente y al país.

Suscribete al Newsletter Salvaje